Contacto:

hernanlongoni@gmail.com

Buscar este blog

Vuelo sin retorno


Trigesimo aniversario de la Gesta de Malvinas


Un nuevo aniversario, en este caso en numeros redondos,

parece imponer un mayor enfasis en el recuerdo y el homenaje.
Desde esta modesta trinchera tratamos de extractar vivencias y sentires, para poner en claro quien fue quien en un conflicto que nos marca a fuego como sociedad.
No preguntemos a los VGM que fue lo que paso, sino como se sienten y que necesitan.
No hay duda de que son nuestras y que asi sera con el tiempo, y que si de "determinacion" se trata, la nuestra es las mas fuerte de todas.
Malvinas argentinas.
Iniciamos en estos meses tan epeciales la publicacion de una serie de narraciones que nuestros hermanos veteranos de diferentes grados -y sin distincion de ellos- han efectuado.


Por el Com. (Re.) Antonio Florentino Buira (integrante del Escuadron Feni durante la guerra por nuestras Islas Malvinas).

Mision de escolta y guiado de aeronaves M-V Dagger de la Escuadrilla "Avutardas Salvajes"

Planilla de vuelo avion LV ONN Dia 12 may 82 Uno de los gloriosos LR 35 A Puesto a disposicion de la Fuerza Aerea Argentina Por la Empresa DHAUM Automotores Tripulado por Pilotos Militares. (El ONN era el avion numeral del T-24 el dia de su derribo)

La Fuerza Aérea Sur (FAS) dispuso para el día 7 de junio, una serie de operaciones iniciadas por dos aviones Lear Jet del Escuadrón Fénix. Las múltiples y silenciosas tares de esta unidad pasaban desapercibidas para la opinión pública pero resultaban vitales a aquellos que  integraban misiones de combate pues le permitían mantener las Patrullas Aéreas de Combates alejadas. La OF.2.309 dispuso que dos aviones Lear Jet 35 A debían dirigirse al archipiélago hasta el noroeste de la Gran Malvina. El Jefe de Escuadrón, Vicecomodoro De la Colina era el Líder de la formación. Siendo las 09:00 hs. recalaron en el punto que tenían asignado para efectuar reconocimiento, el cual teóricamente marcaba su máxima penetración hacia el este. A pesar de tratarse de un avión sin armamento alguno e indefenso para entrar en combate, púes no dispone de asientos eyectables, alerta radar, paracaídas o salvavidas para los tripulantes; algo lo impulsó al guía de la formación a sobrepasar los límites de seguridad, yendo aun más allá de lo exigido para el cumplimiento de la misión. El Destructor Exeter, que constituía el primer escudo protector de la Flota Británica, se hallaba al norte de la Isla Gran Malvita. Había comenzado su tarea por el sur, navegando siempre tan próximo a las costas como se lo permitía la profundidad del mar. Cuando se hallaba regresando al este su radar le indicó la presencia de dos incursores a gran altura. En alerta roja total, viró para enfrentar a los aviones enemigos. Siendo las 09:07 hs. el Lear Jet guía resolvió suspender la penetración y emprender el regreso. Mientras se hallaban en viraje, observaron las estelas de dos misiles lanzados por el Destructor. Sin embargo, perdieron de vista  a uno de ellos, con lo cual no podían defenderse del que quedaba fuera de su campo visual. Los Sea Dart inexorablemente seguían los movimientos del blanco. Uno de los dos proyectiles se perdió, pero el otro dio en el avión del Vicecomodoro De la Colina. El numeral vio explotar la parte trasera del avión y luego a la parte delantera que entro en tirabuzón. Se escucho la voz  del Vcom. De la Colina, que decía: “Nos dieron, no hay nada que hacer, estamos en tirabuzón, viva la Patria”. El avión se estrelló en la parte Oeste de la Isla Borbón, pereciendo todos sus ocupantes engrosando la lista de quienes supieron morir con dignidad luchando por sus ideales. Posteriormente, al reunir los efectos personales del copiloto fallecido,  Mayor Juan José FALCONIER, para entregarlos a sus deudos, se halló una carta que había dejado escrita para sus hijos antes de partir. El Mayor FALCONIER era padre  de dos niños de  ocho y seis años. El había hallado su camino y lo enseñaba a sus retoños. Su esposa, que se hallaba en estado de gravidez en aquellos momentos le dio el  tercer hijo en el mes de octubre de 1982.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada