Contacto:

hernanlongoni@gmail.com

Buscar este blog

Trigesimo aniversario de la guerra de Malvinas.



Hercules bombardero - interdictor - explorador


Por Delfino Fretes.

Las misiones consistían en volar sobre el helado mar durante lapsos de entre 5 a 8 horas en un riesgoso vuelo rasante, para evitar ser detectados prematuramente y lograr acercarse a un punto determinado, evadiendo los múltiples radares enemigos. Llegando a ese punto, se aceleraba la velocidad al limite estructural, se elevaba la nariz del enorme avión para ganar altitud lo más rápido posible, hasta llegar a los 1000 metros, allí se aplicaban los "flaps" para dejar al avión suspendido en forma momentánea, como si estuviera "colgado". En ese instante se encendía el radar meteorológico y se lo hacia funcionar solo unas "pasadas" frontales y "ver" si aparecía algún "eco" grande o barco enemigo.
Este riesgoso proceder, contrario a cualquier instinto de supervivencia básico tenía un objetivo, identificar a los barcos y de esta forma se obtenían las coordenadas exactas del blanco, se informaba al Comando que enviaba a los aviones cazabombarderos, para que lancen sus ataques en un lugar exacto del vastísimo mar.
Una vez enviada la información del sitio de la flota, el escape era la parte más arriesgada de la misión, prácticamente el Hércules se lanzaba en caída libre hacia el mar, intentando desaparecer de los radares que lo estaban "siguiendo"......, es el momento donde solo el coraje y el entrenamiento permiten manejar el temor a ser derribado por una respuesta inglesa, invisible e implacable.
Solo el radar de vigilancia aérea en las Islas Malvinas podía advertir la dirección en la que se aproximaban los Sea Harrier para interceptarlos, haciendo cambiar la dirección y altitud del lento Hércules, jugando un peligroso juego del "Gato y el Ratón" que le diera una salida de escape.

Al obtenerse los datos necesarios, aquí no terminaba la misión, la operación de "oteo" se repetía en algún otro lugar, buscando más blancos ciertos y rentables.
Cabe destacar que los ingleses en varias oportunidades reconocieron la valentía y arrojo de estos tripulantes de los C-130 a los cuales intentaron emboscar y derribar en muchas oportunidades, lográndolo solo una vez.
Estas riesgosas misiones de combate, utilizando un sistema criollo de Exploración y Reconocimiento, realizadas en las distintas operaciones, por DIFERENTES TRIPULACIONES DEL GLORIOSO ESCUADRÓN HÉRCULES C-130, .....fueron llevadas a cabo el día 27 de mayo de 1982 con el Indicativo PICHO,...." ENTRE LOS DIAS 28 y 29 DE MAYO DE 1982 BAJO INDICATIVO LOCO"..., el día 30 de mayo de 1982, con Indicativo POLO y los días 31-may- 1982 y 1º-JUN-1982 el HÉRCULES DERRIBADO CON EL INDICATIVO TIZA, lo que pone de manifiesto el gran riesgo de estas operaciónes aéreas.

Hubo otras misiones similares que no se han tenido en cuenta, , por ejemplo la Interdicción Aérea, que se realizó con un avión Hércules C-130 entre los días 29 de mayo y 8 de junio de 1982, con el Indicativo TIGRE. Estas operaciones no solo consistían en detectar buques enemigos sino que también tenían que atacarlos descargándoles bombas que se habían dispuesto bajo sus alas con un sistema de puntería y tiro improvisados.

EN LA ACTUALIDAD EXISTE UN PROYECTO DE LEY:Se propone reconocer la actuación de las tripulaciones de las misiones mencionadas , que por sus relevantes méritos, valor y heroísmo en defensa de la soberanía de la Patria durante la Guerra del Atlántico Sur, les deberían haber concedido la Medalla "La Nación Argentina al Valor en Combate", que fue implementada por Ley 24.020/1991 y modificada su denominación por Ley 24.161/1992; que por distintas circunstancias no se le otorgaron esta Condecoración en su oportunidad por las Leyes 24.229/1993 y 25.576/2002, debido a que las misiones que cumplieron no fueron de carácter público (SE CONSIDERÓ SECRETO MILITAR) y se dieron a conocer las mismas, años después de finalizado el conflicto.
A DICHAS TRIPULACIONES la Nación Argentina le debe el reconocimiento por la valentía y arrojo que tuvieron al protagonizar entre otras, distintas misiones de vuelo, apoyando significativamente a operaciones aéreas ofensivas con aviones Hércules C- 130, al cumplir silenciosamente peligrosísimas misiones poco conocidas, de Exploración y Reconocimiento sobre el Atlántico Sur, para poder ubicar, en oportunidad, a los blancos navales y ser atacados con precisión.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada